Apurados

      No Comments on Apurados
Share Button

Noviembre se nos escapó de las manos con la velocidad de un rayo, huyendo del mes siguiente que se apuraba por llegar con sus alegres colores. Verdes, rojos y dorados.

Noviembre se esfumó asustado ante el rechazo de la gente que lo perseguía con guirnaldas y ornamentos baratos.

Octubre había sido celebrado, marchándose entre ovaciones y aplausos, pero el público no quería ver a Noviembre, porque era  el telonero de la banda principal. Lo abucharon.

Y antes que nos diéramos cuenta, Diciembre ya había invadido. Se apoderó de mentes y corazones, infestándolo todo con su ejército de adornos.

El mundo fue cegado por las brillantes luces de Diciembre que titilaban, hipnotizantes, en cada esquina, en cada barrio.

Noviembre quedó olvidado, exiliado.

Diciembre entró como un general galardonado luego de una exitosa batalla; llegó antes de tiempo, con el uniforme colmado de medallas en forma de pinos.

A Noviembre lo expulsaron los carteles de ofertas y las bolsas con moños rojos que se amontonaban los en placares y estanterías de cada hogar, escondidos, esperando para atacar en Navidad.

¿Qué pasó con Noviembre? ¿A dónde se fue? Algunos creen que lo llevaron preso por tráfico de cupones con 2×1. Otros comentan que lo secuestraron los dueños de grandes empresas que necesitaban desesperadamente las ventas Navideñas.

La cuestión es que Noviembre se fue, no está. Aunque el calendario diga que sigue ahí, todos sabemos que no es así.

Salgan a las calles, miren las vidrieras y díganme dónde está Noviembre, que yo no lo puedo encontrar. Solo veo un extendido Diciembre que empezó antes de tiempo y no sé cuándo se irá.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *