Crónicas de un día cualquiera: Cinco veces argentina

Share Button

Me tomé un recreo para preparar mate. Fui a la cocina, llené la pava eléctrica y dejé todo listo sobre la mesada. Regresé a mi pieza y me puse a leer. Y un capítulo se convirtió en otro, y en otro y para cuando me acordé, el agua ya había hervido y se había enfriado casi hasta lograr regresar a su temperatura original.
Repetí el procedimiento.
Una vez, otra vez y en total cinco veces, hasta que decidí llevarme el libro a la cocina y leer mientras esperaba que el agua se calentara.

Esto me pasa  a mi sola, me pasa por tomar tanto mate, me pasa por nunca abandonar estas hermosas costumbres argentinas.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *